domingo, 11 de mayo de 2008

La Puericultura del Niño Preescolar

La Puericultura del preescolar se refiere a los cuidados que se deben tener con el niño de dos a seis años, para contribuir a su desarrollo armónico en los aspectos biológico, psicológico y social. En cada etapa el niño va adquiriendo elementos para alcanzar las metas de salud, autoestima, autonomía, felicidad, solidaridad y creatividad. La tarea de los adultos que lo rodean es propiciar las mejores condiciones para que pueda construir esas metas.


El niño en la etapa preescolar pasa de un estado de ánimo a otro, a veces es alegre, otras triste, unas amoroso otras gentil, otras agresivo y violento. Gana motricidad tanto gruesa como fina, al terminar esta edad, ha logrado adquirir movimientos ágiles de tronco y extremidades.


Como en todas las etapas de la vida, el amor y el afecto desempeñan un papel prepoderante que impulsa al niño de esta edad a continuar adelante en su crecimiento y desarrollo; con la comprensión y la firmeza de sus padres y familiares, continúa ascendiendo en al espiral de la vida.


El Juego: Es la principal actividad del niño, este estimula su desarrollo motor, social, emocional y cognoscitivo, y favorece el desarrollo de la creatividad, la solidaridad y la felicidad. Jugar es una necesidad del niño(a), de esta forma se pone en contacto con la realidad, libera tensiones, adquiere habilidades y destrezas, aprende a afrontar situaciones nuevas.



El Sueño: En la edad preescolar el niño tiene un patrón de sueño bien preestablecido, en general duerme toda la noche y necesita una siesta diurna de una hora.




Los hábitos higiénicos: La adquisición de estos permite al niño hacer actividades que redundan en beneficio de su salud, estos se adquieren mediante la imitación y la enseñanza.


Baño: Esta actividad le proporciona satisfacción al niño y por ello adquiere habitos higiénicos; en esta edad se debe dejar que el menor se bañe sola(o).


Lavado de Manos: Esta practica es muy necesaria antes de comer y antes y después de utilizar el sanitario, es uno de los habitos mas importantes para evitar infecciones y parásitos intestinales.


Cepillado de dientes: Inmediatamente después de cada comida es el requisito principal para mantener una buena salud oral, y se aprende como todos los habitos por imitación.


Control de esfínteres: Entre los dieciochos y veinticuatro meses se inicia la educación para el control de los esfínteres. En esta edad se tiene la madurez neurologica, motriz y social necesaria para adquirir el control de sus esfínteres vesical y anal, que constituye un avance sustancial en la consecución de la autonomía.


La Alimentación: Se requieren los nutrientes necesarios con el fin de reparar las células, formar otras nuevas y aumentar el tamaño de las ya existentes; se requiere una alimentación balanceada y suficiente para cubrir los requerimientos.


La Disciplina: En la edad preescolar se esta en una etapa en la que se le pueden explicar al menor unas normas que ella(el) deben hacer propias; esto se hace indicándole al menor la necesidad de las normas y el fundamento de la existencia de estas, no se requiere agredir al menor de ninguna forma, se trata de ser firmes en las situaciones en que el menor presenta pataletas.

Televisión: Este aparato atrae por sus movimientos, colores, sonidos; en esta edad no se separa la realidad de la fantasía, son los padres los que con acompañamiento debe enseñarle al menor.


El Jardín: A partir de los tres años, para el niño es importante ampliar sus relaciones con adultos diferentes a sus padres y con niños de su misma edad; en el jardín se presenta un excelente ambiente que le permite entrar en contacto con otras personas, y a la vez se va a ver favorecido en su desarrollo motor, social, emocional y cognoscitiva.

Bibliografia

BASTIDAS ACEVEDO, Miriam. El Niño Sano. Puericultura del niño en edad preescolar.

UNICEF. Paso a Paso. Còmo evaluar el crecimiento y desarrollo de los niños. Mexico, Pax México, 2003.

BOSCH, J. Biología, psicología y sociología del niño en edad preescolar. 10a. ed. Barcelona. Ceac, 1999.